Querido otoño.

Guardo mis calcetas sucias
Y mis sueños de papel
Rápidamente debajo de la cama.
Antes que los invitados vengan a tomar café.
Mi voz quizá no sea muy fuerte,
Pero mis ideas son claras,
y mis sentimientos genuinos.
Mis llaves siempre se pierden
Entre tantas cosas por hacer.
Y aunque hago mi mejor esfuerzo
Por mantener mis zapatos en su lugar.
Para saber si se ven mejor los mocasines café,
O los converse azules,
Hay que probarse todo y volver a empezar.
El vecino de abajo cocina un curry
Que se filtra delicioso bajo mi puerta.
Mientras que el inventario de mi despensa indica:
Dos latas de atún y un poco de cereal.
Enciendo incienso de lavanda,
Y busco mi libro preferido.
Preparo una taza de té verde,
Y le pido al cielo que empiece a llover.
Y así empieza la tarde ideal,
Al ritmo de las gotas de lluvia
En mi ventana.
Al ritmo de un par de historias por contar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s